domingo, 19 de noviembre de 2017

UNA GRAN SEÑORA


Era Ángela una señora espléndida, alegre, optimista y fuerte.
Con ella se va una generación, justo la anterior a la del mayo del 68. Aquella que todavía vivió en la infancia los coletazos de la guerra y la postguerra y nunca jugaron a ser héroes de falsas barricadas porque sabían de primera mano lo que cuesta conquistar el sosiego de la vida ordinaria.
Era una mujer de una gran belleza, que ha conservado a lo largo del tiempo, a pesar de los años. Iba peinada siempre con el pelo recogido de un modo elegantísimo, parecía una actriz, una rubia distinguida de los años cincuenta, una fascinante dama de Hitchcock.
Tenía la voz un poco ronca, la de esas señoras cautivadoras que fuman con un estilazo.
Porque si de algo podía presumir era de su innegable atractivo. El mismo que han heredado todas sus hijas.
Ella y Juan Antonio eran una pareja seductora. Quiero decir, de un fuerte carácter, unas firmes convicciones y un entusiasmo y vitalidad inigualables.

Amigos de mis padres desde que yo tengo memoria, recuerdo las tertulias en el salón de casa, los sábados por la noche cuando regresaban de cenar en algún restaurante de moda. Juán siempre tomaba un whisky, que a mí me parecía algo fascinante, muy entre John Wayne y Humphrey Bogart y fumaban, entonces todos fumaban, y entre la envolvente de espirales de humo discutían apasionadamente sobre la incipiente democracia y el futuro de España.
De aquella casa en el Heliópolis recuerdo el continuo subir y bajar de escaleras de sus nueve hijos, el  pasamanos de madera y el olor de jazmines del patio.
Era una Sevillana de pro, criada por la calle Acetres, cerca de la casa donde nació Cernuda y de la esquina donde habitó Turina y eso se le notaba, porque nadie en la feria sabía llevar un mantón de Manila con el garbo de Ángela, esas piezas maravillosas que heredó  y bordaron  con grandes flores para la exposición del  29.
Abro el álbum de fotos, encajadas por los ángulos en celofán y veo, con el tono desvaído de los primeros revelados en color, a unos jóvenes matrimonios, en unos de esos periplos que hicieron por Europa. El mítico viaje al congreso en Varsovia: de Sevilla a Copenhague en un R-8, y veo a Ángela y Juan Antonio, delante de un viejo Citroën y al grupo de los médicos que todavía conocieron el antiguo Hospital de la Sangre, el de los últimos, serios y solemnes catedráticos y el de las monjas por los pasillos. Están felices, jóvenes y eternos.
Se ha ido Ángela, pero cada vez que la recuerde, será un dulce, hermoso y jubiloso recuerdo.
Su herencia es una familia numerosa, excelente, singular, encantadora, como lo ha sido ella durante toda su vida y lo seguirá siendo en el Cielo.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Sesión de noche

Reyes había salido y había dejado la cena perfectamente preparada y todo en calma, aparentemente.
Pilar aprovechó que Manolo cenaba para quitarle el partido España-Rusia y ponerse a ver los dibujitos en la tele del salón. Por fin con gran trabajo consigo que acceda a subir a la tele de arriba.
A continuación es Santi el que durante el intermedio cambia el canal. Cuando el hooligan regresa, se arma el gran pitote. Santiaguito se niega en redondo a subir a la salita y ver los dibujos que ya su hermana estaba viendo.¿Qué porqué? Ah, eso mismo me pregunto yo... las manías de los niños que crispan los nervios a cualquiera y hacen perder la paciencia al Santo Job, no digamos a mi, virtud de la que carezco en grado sumo.
No hay manera. Razono, dialogo y finalmente me enfurezco y termino castigándole: directamente a su cama sin tele ni nada. Este toma y daca me saca de quicio. Reyitas que estudia en su cuarto se levanta crispada y protesta porque no le dejamos estudiar su examen de mañana.

Me voy a la ducha, a ver si me relajo. Justo cuando abro el grifo oigo desde detrás de la puerta ¡papáaa!¿papá, te queda mucho?
¿Qué significa +xghhtr#*" en español? -No me entero- le grito- espera a que salga... pero no espera y mientras intento terminar cuanto antes no ceso de oír como una matraca, cada dos segundos: ¡papaa, papaa, papaaa, pappaaa! Ni relajación, ni nada. En toalla y medio mojado le traduzco no se qué. Ya se va.
Por fin me siento. Las diez. Abro el libro, Cuentos de Chejov, primera página. -Papá, pregúntame religión, que tengo mañana examen. Otra vez Pilar.
El jardín de Adán, no- le explico- de Edén. Que qué significa rebeldía, y eso de Elegir, que es un acto de la voluntad y la libertad... Le pongo un ejemplo de un acto libre o coaccionado con un plato de lentejas y una pistola. En fin parece que lo entiende y por fin se va. Un beso. No olvides rezar. Hasta mañana.
Ya dejo el libro y me pongo en el ordenador una gran película. Te querré siempre. Las diez y media.
En ese momento llega Ignacio de entrenar. Tiene la cena preparada en la cocina. Me da no sé qué que cene sólo y me levanto y le acompaño. Tiene un tirón en el cuello. Come vorazmente. Por favor, no llenes tanto el tenedor, que se cae la comida al plato, que te manchas las comisuras de mayonesa... límpiate, el codo...
Le invito a ver la película conmigo.Todos los demás están ya dormidos. Manolito en el sofá, al que traslado con dificultad a la cama. A Ignacio le mandan mensajes continuos por el móvil. O lo dejas o te vas, pero esta película no es para verla así- le recrimino.
Llega su madre. Paro la peli. Se comentan las novedades. Pido de nuevo silencio y comenzamos a verla.
Es un peliculón, la verdad. Ingrid Bergman está de escándalo, y me entran unas ganas tremendas de buscar un vuelo barato para Nápoles y Pompeya.
Termina el Viaggio in Italia, título original, y aparece "Fine" en la pantalla. También lo es para mi larga sesión de noche. Hasta mañana.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

La casa sosegada

Un 8.75 en sociales. El Ecuador lo ha señalado en el Polo Sur y ha puesto vida con be. Pero está bien. Animo a Santiago. Escucho a Pilar en la cocina leyéndole balbuciente a su madre todos los deberes que le han mandado, y que le ocupan-dice-  una página entera de su agenda. Ahora chapotea en el baño.
Suena la sinfonía nº 2 de Schumann y me llega el olor sabroso de la comida de mañana que hoy se cuece.
Leo.
Ignacio se marcha a entrenar al río, ya de noche, y me pide mi bicicleta. Le advierto que no me la destroce como la semana pasada.
Cuando llegué de Polonia las marchas estaban estropeadas y durante la reparación he tenido que circular dos días con la pequeña bici rosa de mi hija.
Reyes y Manolo estudian en su cuarto.
Ahora es un quinteto de piano lo que suena.
Del salón en el ángulo oscuro sólo el cerco de una lámpara destaca en la penumbra y tras la ventana la cornisa barroca de la iglesia.

Qué extraordinaria tranquilidad.

Creo que  me voy a saltar el telediario esta noche.



viernes, 3 de noviembre de 2017

Vinieron las lluvias

Y con ellas, parece, ha estallado la paz.
El verano no se iba nunca y como una condena se iba alargando.
Sobre las ciudades un aura caliginosa y sucia, un manto astroso, iba cubriendo los tejados y los ánimos.
Desde Cataluña nos llegaban las noticias, como chispas, que saltaban sobre este triste polvorín, amenazando con el estallido de la santa Bárbara de esta España nuestra, tan querida (cómo lo hemos notado de pronto, aunque nos parecía un sentimiento relegado) y humillada. Los montes ardían, añadiendo leña al fuego.

Pero por fin han llegado las lluvias, el riesgo de incendios ha desaparecido.
Los insurrectos están en las cárceles y la gente, tan exaltada, tan impetuosa y vehemente, parece que se han apagado también con los chaparrones.

Sin ser ricos, casi todos podemos permitirnos una mesa de camilla, unas castañas asadas y un brasero. También en Cataluña, un vino del Penedés y una tapita de butifarra.

Qué pereza eso de salir a la calle con lo bien que se está en casita.

Escucho los nocturnos de Chopin mientras las gotas se deslizan por los cristales y tras ellos tiemblan los chapiteles de la iglesia.

Por fin ha llegado el otoño, por fin han regresado las lluvias.

Bendito el orvallo que llora sobre este tiempo de oro.

viernes, 20 de octubre de 2017

Besos pasiegos

Llevo a Pilar en bicicleta al conservatorio. Con su cola tirante, su faldita del uniforme y su bolsa con los cuadernos está para comérsela. Le doy un beso de despedida.
Una voz me llega desde lo alto.- Aquí, aquí- Desde una ventana de un callejón a mis espaldas una señora mayor me hace señas.
¡Que envidia- dice- cuando os veo besar a los niños! ¡Hay que besarlos, hijo, hay que besarlos! Tengo 92 años, y yo no he podido hacerlo, porque no he tenido hijos... pero me acuerdo de los de mi padre. Besos pasiegos, porque-continua con voz cascada desde el segundo piso-  nosotros eramos cántabros- Y sigue con una retahíla sobre su pasado y sus orígenes (A todo esto yo allí parado con la bici en medio de la calle)
-Así que muchos besos, muchos besos. Envidia sana, eh, sana, es lo que tengo cuando os veo- concluye.

Me despido y me hago el firme propósito de llenar las mejillas de mis hijos de besos largos y apretados, que así supongo serán los "besos pasiegos", pues, es evidente, que son para toda la vida, y con el deseo de que dentro de nueve décadas, mi hija Pilar, recuerde con la misma emoción estos que hoy les dio su padre.

viernes, 29 de septiembre de 2017

BANDERAS EN LOS BALCONES





El día 11 de septiembre colgué dos banderas de España en mis balcones.
Lo hice sin alegría y con cierto reparo, porque sabía que no es aquí, en Sevilla, donde eso tenga mayor importancia, sino en Cataluña, donde, literalmente, te la juegas si lo haces. Así de triste.
Aún así, lo tomé como un pequeño signo,  personal, mi leve grano de arena en pro de la legalidad y mi rechazo absoluto y frontal a la deriva nacionalista de la gentuza independentista catalana.
Y digo gentuza, y digo bien. Gentuza son los delincuentes, y malhechores son los que quieren destruir la convivencia saltándose la ley a la torera. (Y no se trata de oprimidos contra un estado injusto. Nada más alejado de la realidad. Es más, los oprimidos son la mayoría silenciosa que están coartados y pisoteados por el totalitarismo de una Generalidad que no permite disentir).
Y digo gentuza, no por lo que opinen, porque tener ideas aunque sean falsas, absurdas y míticas, como el ideal del País Catalán que nunca existió, es legítimo, ser idiota es legítimo, (lo del suprematismo y la xenofobia no tanto…) pero para que esas ideas se plasmen en nuestro ordenamiento jurídico hay unos cauces, y sólo ellos son aceptables: reforma de la constitución, disolución de las Cortes, referéndum, etc. Eso requiere convencer a los demás, no imponerse por las bravas.
Por todo eso pongo mi bandera, a la que hoy, a dos días del proyecto de rebelión, veo con alegría que se han unido cientos de ellas por toda la Ciudad. Son como leves llamas de esperanza que dicen  que los buenos catalanes no están solos.
Porque, y no nos engañemos, se trata de buenos y malos. Los que están con la ley y los que están contra ella. Por eso pongo mi bandera para decirlo alto y claro, no con la tibieza sinuosa de la Conferencia Episcopal, cuya declaración es escandalosamente artera, con una reiterada llamada al diálogo. Cómo si se pudiese dialogar con un insensato.
Cada vez que un gobierno habla de diálogo con los independentistas me agarro la cartera, porque se trata de eso a la postre.  Es el ordenamiento jurídico el que garantiza nuestra convivencia. Nada hay que dialogar, lo que hay es que imponer la legalidad vigente, y punto. Todo lo demás son paños calientes que no sirven absolutamente para nada y que nos llevarían a la ley de la selva, esto es, a la guerra.
A los delicuescentes de siempre, les recuerdo las proféticas  frases de Churchill en otros momentos trágicos:
“esto no será más que el primer sorbo de una copa amarga, a menos que, mediante una recuperación suprema de la salud moral y el vigor marcial, volvamos a levantarnos y a adoptar nuestra posición a favor de la libertad, como en los viejos tiempos”.

“Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra… elegisteis el deshonor, y ahora tendréis la guerra”.


viernes, 22 de septiembre de 2017

Premiar a los malos y castigar a los buenos

¿Diálogo, diálogo? ¿Pero qué es esto?
Como se han portado mal y han sido un poquito rebeldes vamos a contentarlos.
No es ese el camino.
Mi hijo Santiago no se quiso comer ayer el plato de guisantes del almuerzo, no fue a su entrenamiento por la tarde y se los comió para merendar.  
La próxima vez se lo pensará dos veces antes de decir que no quiere el primer plato.

No hay que intentar contentar a  quien no se quiere contentar. Los independentistas lo quieren todo y no se les puede dar sin perjuicio de los demás. No se puede ceder cometiendo injusticias para tratar de aplacarlos.
Habría que recortar competencias autonómicas, especialmente la educación y tratar de centralizar la fiscalidad de manera que todos los españoles seamos iguales. La tendencia es a la igualdad, no al privilegio, habría que terminar con un sistema fiscal propio del Antiguo Régimen como el de las Vascongadas, no ampliarlo a otras regiones.
Esto es el colmo, rebélense contra el estado que les saldrá rentable.

¿Diálogo, diálogo?

¡Y un carajo!

jueves, 21 de septiembre de 2017

Quousque tandem?



A fuer de español soy también catalán. Yo soy catalán, tanto como los que allí residen.
Por historia. Es un hecho y me avalan más de dos mil años de trayectoria común. Los últimos quinientos, íntima.
Ha corrido mucha sangre de mis antepasados, luchas, guerras, conquistas y reconquistas, para que esto sea así. No se trata de una opinión, son, simplemente, hechos.
Corolario de esa trayectoria común es la Constitución de 1978, que no surge por casualidad sino como consecuencia de este devenir juntos, donde se constata un hecho: “la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”.
Esta norma constitucional, que podrá gustar más o menos,  es lo que tenemos para ir bandeándonos. Se puede reformar pero no destruir. Su destrucción, que es lo que quieren los rufianes, nos lleva al caos y al final a la guerra.

Por eso, los que residen en Cataluña y quieran, que además no son mayoria, ya que muchos que parecen callados respetan y apoyan el orden legal, manteniendo un compromiso cívico en una sociedad desgarrada, pueden propugnar su independencia, pero no pueden dejarme a mi fuera de esa decisión, porque yo también soy catalán y no voy a dejarme arrebatar lo que es mío por herencia y derecho y además estoy dispuesto a defender con uñas y dientes.

martes, 19 de septiembre de 2017

Bajo la sombra de los Plátanos de Indias



Maravillosa foto de la Avenida de la Constitución hace unos años, antes de la horrorosa reforma.
Era una delicia pasear bajo los árboles. 
Los coches y autobuses iban por su sitio y te permitían llegar hasta la misma Plaza Nueva. Por las aceras iban los peatones, con sus pasos de cebra, sus semáforos, una maravilla. Hoy todo eso se ha perdido por el odio a los árboles y automóviles que existe en toda corporación municipal que se precie. Hordas de desarrapados van y vienen, las bicis pululan por doquier,y por donde les dejan, siempre esquivando, el tren pasa por el medio ocupándolo todo, los negros se ponen con sus mercancías en el poco espacio que queda libre entre los veladores y las diversas estatuas humanas, en fin ¡el caos y sin sombra!
Desoladora imagen de la nueva Avenida a pleno sol

La Avenida en plena ebullición por donde no se puede pasar ni pasear...

viernes, 15 de septiembre de 2017

Stabat mater. Dvorak

​El stabat mater de Dvorak es una obra cumbre

Stabat Mater dolorosa
Iuxta crucem lacrimosa,
Dum pendebat filius.
Cuius animam gementem
Contristatam et dolentem
Pertransivit gladius.
2.
O quam tristis et afflicta
Fuit illa benedicta
Mater unigeniti
Quae maerebat et dolebat.
Et tremebat, cum videbat
Nati poenas incliti.
3.
Quis est homo qui non fleret,
Matrem Christi si videret
In tanto supplicio?
Quis non posset contristari,
Piam matrem contemplari
Dolentem cum filio?
4.
Pro peccatis suae gentis
Jesum vidit in tormentis
Et flagellis subditum.
Vidit suum dulcem natum
Morientem desolatum
Dum emisit spiritum.
5.
Eja mater fons amoris,
Me sentire vim doloris
Fac ut tecum lugeam.
Fac ut ardeat cor meum
In amando Christum Deum,
Ut sibi complaceam.
6.
Sancta mater, istud agas,
Crucifixi fige plagas
Cordi meo valide.
Tui nati vulnerati
Tam dignati pro me pati,
Poenas mecum divide!
7.
Fac me vere tecum flere,
Crucifixo condolere,
Donec ego vixero.
Juxta crucem tecum stare
Te libenter sociare
In planctu desidero.
8.
Virgo virginum praeclara,
Mihi jam non sis amara,
Fac me tecum plangere.
Fac ut portem Christi mortem,
Passionis eius sortem
Et plagas recolere.
9.
Fac me plagis vulnerari,
Cruce hac inebriari
Ob amorem filii,
Inflammatus et accensus,
Per te virgo sim defensus
In die judicii.
10.
Fac me cruce custodiri,
Morte Christi praemuniri,
Confoveri gratia.
Quando corpus morietur
Fac ut animae donetur
Paradisi gloria.
Amen.
que siempre merece la pena escuchar.


De pie la Madre dolorosa
junto a la Cruz, llorosa,
mientras pendía el Hijo.
Cuya ánima gimiente,
contristada y doliente
atravesó la espada.
2.
¡Oh cuán triste y afligida
estuvo aquella bendita
Madre del Unigénito!.
Languidecía y se dolía
la piadosa Madre que veía
las penas de su excelso Hijo.
3.
¿Qué hombre no lloraría
si a la Madre de Cristo viera
en tanto suplicio?
¿Quién no se entristecería
a la Madre contemplando
con su doliente Hijo?
4.
Por los pecados de su gente
vio a Jesús en los tormentos
y doblegado por los azotes.
Vio a su dulce Hijo
muriendo desolado
al entregar su espíritu.
5.
Oh, Madre, fuente de amor,
hazme sentir tu dolor,
contigo quiero llorar.
Haz que mi corazón arda
en el amor de mi Dios
y en cumplir su voluntad.
6.
Santa Madre, yo te ruego
que me traspases las llagas
del Crucificado en el corazón.
De tu Hijo malherido
que por mí tanto sufrió
reparte conmigo las penas.
7.
Déjame llorar contigo
condolerme por tu Hijo
mientras yo esté vivo.
Junto a la Cruz contigo estar
y contigo asociarme
en el llanto es mi deseo.
8.
Virgen de Vírgenes preclara
no te amargues ya conmigo,
déjame llorar contigo.
Haz que llore la muerte de Cristo,
hazme socio de su pasión,
haz que me quede con sus llagas.
9.
Haz que me hieran sus llagas,
haz que con la Cruz me embriague,
y con la Sangre de tu Hijo.
Para que no me queme en las llamas,
defiéndeme tú, Virgen santa,
en el día del juicio.
10.
Cuando, Cristo, haya de irme,
concédeme que tu Madre me guíe
a la palma de la victoria.
Cuando el cuerpo sea muerto,
haz que al ánima sea dada
del Paraíso la gloria.
Amén.

martes, 12 de septiembre de 2017

Receta para hacer un referendum

Imprímete tu propia papeleta según el modelo oficial que puedes encontrar en internet. No olvides señalar el SI/ÒC.
Llévate también la urna por si acaso. Para hacer una urna casera puedes utilizar un tupperware o fiambrera y hacerle una ranura con un cutter. Son también muy adecuadas las cajas transparentes de chucherías, tales como fresitas, regalíes, etc, que puedes pedir al kioskero de la esquina que seguro que las tiene vacías a tu disposición.
Si vives en una comunidad de vecinos puedes indicarle a aquellos que lo deseen que introduzcan su papeleta del SI/ÒC en tu propia urna y el día de la fiesta de la democracia (no lo olvides el DIA 1 DE OCTUBRE) podéis ir todos juntos a entregarlas al colegio electoral más cercano.
Para el caso de que tu alcalde sea de aquellos que no quieren colaborar con la libertad, ¡puedes convertir tu propio portería en Colegio Electoral! ¡Qué va, no es nada difícil, adórnala con la Estelada  y ya está! y comunicaselo al resto del barrio. Verás como disfrutas mucho con ello.
Puedes llenar globos con los colores de nuestro país (quiero decir del nuestro, nuestro, no el de ellos) y añadir otros azules a los que puedes dibujar una bonita estrella si se te dan bien las manualidades.
No olvides llevar a votar a todos los abuelos y abuelas de tu bloque ya que te estarán eternamente agradecidos. Para evitar confusiones rellena tú las papeletas del ÒC.
El día 1 DE OCTUBRE, que a partir de entonces será el de nuestra FIESTA NACIONAL, (pero nuestra de nosotros, no de ellos) va ser una jornada que queremos lúdico-festiva, donde todo nuestro pueblo dé un ejemplo de saber estar, democracia, solidaridad, fraternidad, igualdad, amor y salud para todos.
¡¡No te olvides de ir a votar!! este es el verdadero referéndum de la democracia, una fiesta ideal, para tu País ideal y además te lo puedes hacer tu mismo!!

¡¡¡Te esperamos!!!

¡¡¡Ah, y al final quemaremos fotos y banderas (de ellos, eh! que no de nosotros)!!!

¡¡¡NO LO OLVIDES EL PRÓXIMO UNO DE OCTUBRE VOTA ÓC!!!



viernes, 8 de septiembre de 2017

Advertencias que nunca están de más.

Los pobres ingleses tenían triste experiencia que transmitir al efecto, parece que con Shakespeare a la cabeza. Por 350 euros sale a subasta en Duran, este libro, que ya me interesaría adquirir. Si alguien lo hace, que me lo preste.
"ADVERTENCIAS QUE LOS CATÓLICOS DE INGLATERRA ESCRIVIERON A LOS CATÓLICOS DE FRANCIA.- TOCANTES A LAS PRESENTES REBOLUCIONES Y CERCO DE PARÍS. Traduzido de lengua frances en castellana pro Antonio de Herrera, criado de su Magestad" Çaragoça: Lorenço de Robles, 1592. 8º, perg. 7 h. + 1 h. grab. + 211 folios num. Manchas de humedad. Palau 2913: "El autor es L. d´Orleans". Raro.

martes, 29 de agosto de 2017

ÚLTIMO DÍA

 
Como es el último día de vacaciones  el paisaje ha querido  dar el espectáculo.

 Sobre el mar horizontal un arco iris. Bajo él pasan los barquitos de pesca que regresan cargados, como ellos yo lanzaría a las redes la foto perfecta con  una frase de autoayuda cursi y feliz.

Para que el juego de luces sea perfecto, una bóveda de nubes blancas y grises filtra el sol a su capricho y, como el foco de un teatro, va destacando lo que en cada momento quiere que sea protagonista, ora la punta de tierra de Malandar en el Coto, cuyas arenas se convierten en una lengua fúlgida de oro que se diluye suavemente en el mar azulísimo, ora una masa de pinos que, privilegiada, se encienden en un verde incandescente, vivo, casi amarillo, entre el resto de la masa oscura y apagada…

Las aguas tiemblan como la túnica plisada de una koré de bronce, los piragüistas se entrecruzan perfilados en negro, como flechas lanzadas por un dios que se divierte.

De pronto llueve, unas gotas pesadas y sonoras, sorpresivas.

Los pocos paseantes corren a refugiarse, pliegan las butacas, o se aprietan bajo la sombrilla.

La arena, antes dorada, se oscurece y como una erupción, se ha llenado de infinitos puntos.

Los últimos resistentes bañistas, recogen sus bártulos y dejan la playa solitaria y triste.

El verano se acaba.






sábado, 26 de agosto de 2017

YO SI TENGO MIEDO


HAY QUE TENER MIEDO  y hay que ser sensato.

Por eso hay que actuar en consecuencia. No con flores de colores que, además de una cursilería inigualable, es de un patetismo inútil.

No se para a los moros endemoniados  con velas y flores sino con armas y medidas eficaces antiterrorismo. Entre otras cosas con un control férreo de mezquitas y grupos musulmanes que se presuman radicales, entre otras cosas con bolardos antes de los atentados, entre otras cosas con inteligencia y rapidez que permitan deducir que donde hay 200 bombonas acumuladas puede haber un atentado, entre otras cosas con la delegación de las competencias a los que saben, porque los mossos no han estado a la altura, ni los políticos catalanes y nacionales, aquellos por no estar atentos y no saber y estos por hacer dejación de funciones.

Ha habido fallos, muchos fallos y hay que corregirlos.

Pena da haber escuchado el telediario el día de los atentados y no ver más que a los representantes catalanes con su bandera regional hablando al mundo entero en catalán, esa bella lengua que sólo entienden unos pocos.

Así no se construye la paz, ni la concordia, ni la unidad, si quieres la paz prepara la guerra, porque es imperdonable que muramos por la estupidez de tantos al no entender y no saber atajar el gran problema del terrorismo islamista.

Yo sí tengo miedo, mucho miedo, lo que hemos de intentar es  ser valiente y luchar con todas nuestras fuerzas,  yo pienso en mis hijos, luchar, porque nos va la vida en ello,  aunque tengamos que morir en el intento.

domingo, 20 de agosto de 2017

CAMINO SORIA

Hay un lugar al norte de Castilla por donde cruza el Duero cuando nace y entre chopos y fresnos baja buscando claustros y castillos solitarios de altas lomas.

Hay un lugar en donde se remansa la historia de esta España que soñamos y donde cubre el polvo los caminos por donde el Cid cabalga en la memoria.
Hubo un indiano un día que regresó, de allende los océanos en donde hizo fortuna levantando tiendas de ultramarinos a donde iban llegando las vías recién abiertas de las locomotoras que surcaban el antiguo Virreinato de la Plata.
Aquel joven curtido como el páramo yermo de su tierra por donde el Cierzo arrastra los arbustos en fieros remolinos, se prometió a sí mismo que nunca volvería si no fuera con las alforjas llenas de duros relucientes que devolvieran el pan de nuevo a tierras de pan llevar.
Y en la Rivadavia elegante bonaerense, en el joven estilo modernista, se abrieron tiendas donde la aristocracia criolla compraba las mercancías delicadas que les traía el indiano.
Y un río de plata vino desde el Río de la Plata a los campos de Soria.
Derroñadas se llama ese lugar secreto donde ahora veranean desde siempre los hijos  de los hijos de aquel joven audaz que se hizo rico a fuerza de tesón y de trabajo.
La casa hoy
La casa a principios del XX



La familia García, con los hermanos Hermenegildo y Eusebio, los artífices de la fortuna.
Allí hay  casonas pétreas y una iglesia, una plaza y un paseo y allí se eleva el capricho del indiano admirable. Yo he entrado en aquel palacete centenario, de suelos de baldosas hidráulicas y duelas de madera que crujen cuando pisas, y chimeneas de mármol y una escalera curva de liso pasamanos tan pulido por todas esas manos que han pasado desde entonces a ahora.
Y tiene unas ventanas de postiguillos grises, que su dueño, no se atreve a pintar por no alterar la pátina entrañable del tono de los tiempos. Y por esas ventanas y tras esos balcones se abre el campo de Soria, ese suave paisaje de lomas delicadas y malvas y amarillos y levísimos verdes de hojas temblorosas de chopos altivos como hidalgos o como caballeros que velan o descansan tras luchar con los moros.

Y hay una galería de cristales emplomados que es una solanera donde estaba el despacho misterioso y sagrado del abuelo, y hay camas altas de hierro y enormes armarios de caoba y penachos tronchados y una librería con cuentos ordenados de Verne o de Salgari, de los niños que fueron hace sesenta años y un desván polvoriento con arcas y colchones  y una torre; hay una torrecilla, como un faro, que cuando abres la puerta de la estrecha escalera, te orea en el rostro el aire que llega del Moncayo y refresca las tardes.
Y allí se pone el sol, que yo lo he visto, acariciando lomas negras y azules, derramando dulzura por los montes, plateando el Duero, que reverbera como la estrellas que aparecen de pronto y titilan en la noche profunda de la plaza y el silencio.
Allí no llegan ondas y apenas hay cobertura y lo niños descalzos montan en bicicleta o juegan al fútbol en los campos de la vera del río extendido entre árboles.
Allí recogen moras o esperan que maduren los frutos en las ramas para hacer confituras de sabores que guardan en la memoria, o hacen excursiones o envidan con las cartas en las tardes de lluvia y más de cuatrocientos “Garcías” de toda España se dan cita en verano para vivir “salvajes” como antes, el verano de siempre, que donan a sus hijos porque saben que no hay mejor herencia que esa infancia inmutable de aquellas vacaciones sin relojes, en las tierras de Soria, en la heroica Numancia, en Derroñadas mítica.


Una de las escuelas, de entre las muchas obras de caridad con las que beneficiaron a su pueblo





miércoles, 19 de julio de 2017

Ante el espíritu de los tiempos



Cuando nos tratan de imponer lo políticamente correcto:

La conservación meramente formularia de una instrucción religiosa —por otra parte controlada y sojuzgada por gente incompetente— en el ambiente de una escuela que en otros ramos de la instrucción trabaja sistemática y rencorosamente contra la misma religión, no puede nunca ser título justificativo para que un cristiano consienta libremente en tal clase de escuela, destructora para la religión.

Entretanto, no os olvidéis de esto: ningún poder terreno puede eximiros del vínculo de responsabilidad, impuesto por Dios, que os une con vuestros hijos. Ninguno de los que hoy oprimen vuestro derecho a la educación y pretenden sustituiros en vuestros deberes de educadores podrá responder por vosotros al Juez eterno, cuando le dirija la pregunta: ¿Dónde están los que yo te di? Que cada uno de vosotros pueda responder: No he perdido a ninguno de los que me diste (Jn 18,9).



CARTA ENCÍCLICA MIT BRENNENDER SORGE 
DEL SUMO PONTÍFICE
PÍO XI
SOBRE LA SITUACIÓN 
DE LA IGLESIA CATÓLICA EN EL REICH ALEMÁN
Dado en el Vaticano, en la dominica de Pasión, 14 de marzo de 1937.

martes, 18 de julio de 2017

Bajo las alfombras


Aquí en Sevilla acostumbramos a venerar a los grandes hombres y así tenemos múltiples monumentos y placas dedicadas a toreros, folklóricas y flamencos (muchos de los cuales se lo merecen).
Además anda por ahí una comisión que pretende levantar un monumento, fíjense ustedes qué importante: ¡al costalero de Sevilla!
Al Almirante López Pintado se le quitó la plaza donde está el palacio en que nació y le pusieron el nombre de la cofradía de turno (qué refinamiento) porque total quien era ese señor de peluca empolvada que fue a las Indias decenas de veces y enriqueció a la Ciudad y a España.

Y el otro día en misa, justo bajo mis pies me entretengo en leer esta lápida.
Tumba de F. Guerrero en la capilla de la Virgen de la Antigua de Sevilla
¡Nada, un don nadie, Francisco Guerrero, un musiquillo de tres al cuarto que compuso cuatro cosillas  sin importancia, y fue a Jerusalén y total, tocó para emperadores y papas, y apenas es conocido en la historia de la música! ¡tres frikis qué dicen que es uno de los mejores músicos que ha dado el mundo! ¡anda ya!
Aquí bajo las alfombras, que nadie se entere que en Sevilla nació y murió.




lunes, 10 de julio de 2017

No era culpa del colchón.

Hasta estuvimos a punto de cambiar de colchón hace unos años. Unos dolores de riñones mi mujer y yo... Ya debe estar viejo, nos decíamos.
Fuimos a ver los nuevo Pikolín y Flex al Corte Inglés, pero al final no nos decidimos. De pronto, hace cosa de un año y medio o así, nos dimos cuenta de que estábamos curados tras catorce largos años con la espalda hecha polvo.
Pilar, la quinta y última, había cumplido los seis años y ya no teníamos que estar todo el día cogiendo niños en brazos. Niño para arriba y para abajo todo el santo día...

Me he acordado ahora porque tras el fin de semana arreglando la azotea, cargando sacos de tierra, macetas de aquí para allá, instalación de riego por goteo en posturas inverosímiles, ha vuelto el dolor de espalda, estoy baldado, como se suele decir, deslomado, (eslomao aquí en el sur).

Ya sé que no tengo que cambiar de colchón, sólo mirar crecer las flores sentado en la butaca, como, ay, han crecido los niños...

martes, 4 de julio de 2017

Cine bajo las estrellas


Los niños ya no tienen colegio y por tanto podemos estirar las noches en la azotea, en mi cine de verano particular. Sobre la pared se proyectan las imágenes. El jazmín se introduce en la pantalla por el lado izquierdo y a la derecha la Giralda se perfila iluminada, la luna menguante en lo alto y las estrellas. Cuando le da la gana la dama de noche lanza sus efluvios, que no descubro el porqué unas veces sí y otras no.
Se ha regado el suelo, cuyas losetas ardían de todo el día, las palomitas, recién salidas del microondas y listo.
En este Ciclo ya hemos visto, El Tercer Hombre, Mactch Point, La Alegre Divorciada, Sombra de Sospecha y ayer, Charada.
Josep Cotten, Gary Cooper, Deborah Kerr, inmortales, renacen en la pantalla gigante del lienzo encalado. Fred Astaire baila claqué entre las macetas y se escucha en la barra de sonido Night and Day o el Continental.
Cary Grant besa a Audrey Herburtn en el bateaux mouche mientras dan las doce en el reloj de la Plaza Nueva.
Pilar se ha quedado dormida en la hamaca y Manolito viene a sentarse encima de mi cuando la protagonista está sola y le acecha el asesino. Yo, encantado, le acaricio la barriga bajo el pijama.
Cuando aparece el The End, encendemos las luces y parpadeando bajamos a las habitaciones que están mucho más caldeadas que la azotea fresquísima.
Sonrientes, alados o medio asustados, depende de la trama, nos acostamos felices, deslumbrados aún por la magia del cine y las estrellas.


martes, 27 de junio de 2017

¡Fin de semana de libro!

Gracias a Ángel Ruiz, he asistido a algunos actos del Congreso sobre Flannery O´Connor en Sevilla.
El sábado por la mañana hubo una conferencia de Trapiello.
Trapiello para mi es lo más. Cada vez que viene a Sevilla procuro asistir a sus conferencias. Su salón de los pasos perdidos  es de lo mejor que existe en la literatura española de todos los tiempos. Con una fórmula personal ha creado un tipo literario singular. Leer estos “diarios” es un disfrute y además del humor, la ironía, y ponernos al día de todos los chismes de la vida literaria española, nos deleita con pasajes de un lirismo inmenso con escenas que son poemas auténticos, de emoción incontenible.
Trapiello es un tipo simpatiquísimo, lo cual se nota en sus conferencias. El otro día pudimos tomarnos una cerveza con él y en la cercanía no hizo sino reforzarnos esa imagen de persona sensata, sin aires de suficiencia, que bien pudiera, y de una cercanía nada frecuente, de una naturalidad descomunal. Su mujer Miriam, a la que conocíamos por su diarios, es de un encanto también extraordinario. Entablar conversación con un alguien al que se tiene mitificado es algo memorable y cuando éste se baja del pedestal y se comporta como un ser humano de carne y hueso como los demás, uno lo eleva aun más en el que lo tenía.
Junto a Rivero Taravillo, los acompañamos a coger un taxi, con un calor de muerte, 48 grados en los termómetros callejeros.
 Menos mal que vino uno pronto, si no hubiesen muerto y abominado de esta Sevilla nuestra infernal.
Con Antonio RT, al que admiro y sigo en su blog, seguimos caminando hasta la puerta de Jerez, yo con mi bici a cuestas, donde nos separamos. Fue otro grato placer entablar conocimiento personal con él.
Por la tarde asistimos, con el aire acondicionado a todo meter, gracias a Dios, a la presentación de una película sobre FO. A pesar de mi mal inglés, aumentado por el acento sureño de muchos de los partícipes en el documental, me gustó mucho. Tras este atisbo del personaje en estos días,  estoy dispuesto a leer lo que me queda de ella con renovado interés.
La conferencia de Trapiello de la mañana fue espléndida, amenísima, interesante y divertida y creo, que incluso a los especialistas en la cuestión que allí estaban presentes, les aportó una mirada valiosísima e inteligente sobre su obra.

El calor tras salir de la Fundación Madariaga era insoportable. Anduvimos Ángel y yo hasta casa y nos detuvimos en las imponentes esculturas de Mercadante de las puertas de la catedral.
Prefirió quedarse en casa que asistir a la cena del congreso, lo cual fue todo un detalle por su parte, sobre las diez y media tenía programado un espectáculo flamenco en Los Gallos al que teníamos previsto asistir.
Un vendaval bochornoso sacudía los toldos de mi azotea como a velas desbocadas. Mi casa estaba vacía, cosa extraña, porque este fin de semana nos quedábamos en la de de mi suegra a dormir y allí estaban todos.
Después de colocar en este blog las anécdotas de mis hijos y la locura que en que a veces se convierte la casa, le advertía a mi amigo que eso no era lo habitual, y si no fuera porque aparecieron dos de ellos a recoger alguna cosa, Ángel podría pensar que todo era una mera invención, pues calmado el viento y poniéndose el sol, allí estuvimos tranquilos y pacíficos charlando de lo divino y humano, de tal modo que se nos pasó el tiempo, y dejamos el flamenco para mejor ocasión… con una improvisada cena vulgaris con pizza congelada y sobras de la nevera, cerveza y un buen tinto, nos dieron las doce como si nada.
Fin de semana estupendo: he conocido a los poetas Félix-Díaz y Antonio Rivero Taravillo, al magnífico Trapiello y sobre todo al incomparable Ángel Ruiz, y si quieren disfrutar como yo entren en esa deliciosa maravilla que está En Compostela.


viernes, 23 de junio de 2017

Otras maravillas de Sevilla



Al final la paciencia de mi esposa se colmó, se levantó enfadada y terminó por castigarles, a uno sin ir a entrenar, al otro sin el cumpleaños de un amigo en una pizzería. A medida que iba desgranado los castigos , yo desde atrás me llevaba las manos a la cabeza y me daban ganas de gritar: ¡no, no! ¡detente!, pero ya era tarde. Una vez lanzada la maldición es irremisible. A pesar de que traté de aminorar el castigo y que, como la bella durmiente, la muerte fuese paliada por el sueño, no lo conseguí. Como no se puede desautorizar al otro me tragué mis reconvenciones aún pensando que era un castigo excesivo por no habernos dejado descansar  en la siesta, máxime cuando me dijo: porque tu ahora te vas toda la tarde y soy yo la que tengo que apechugar con ellos,  y evidentemente me tuve que callar, porque la razón la desbordaba.

Efectivamente iba a recoger a Ángel Ruiz que de estar por la mañana En Compostela, llegaba al aeropuerto sevillano. Menos mal que ha bajado el calor, pues estos días atrás, infernales, me hacían temer que aquél nunca más volvería a esta ciudad tras ser asado vivo.

Hay una mezcla de ilusión y expectación cuando se va a conocer personalmente a alguien al que ya realmente conoces muy bien, aunque siempre haya un atisbo de incertidumbre. En mi caso, no la había y mis certezas y expectativas se confirmaron.

Para dejar a Ángel en su hotel recorrimos con el aire acondicionado puesto, todo el centro de Sevilla. Yo ya empecé a disfrutar, mostrando los encantos de mi ciudad a una persona de la exquisita sensibilidad de éste.

A partir de ahí todo fue un cúmulo de momentos inolvidables.

Tras dejar a Ángel en su hotel, recogí a Enrique García-Máiquez,  que estaba saboreando un helado cerca de la Magdalena, para celebrar la doble negación del doctor. Le acompañaba Abel Feu, al que siempre es un placer encontrar, aunque tuvo que irse pues sus deberes paternofiliales y deportivos le acuciaban, y de nuevo con Ángel, comenzamos un periplo por las calles de Sevilla, al fresquito de la tarde y de los aires de las tiendas de la calle Sierpes, que entusiasmaban a Enrique, tras su reciente y cálida experiencia real.

Dejo a Ángel, si lo tiene a bien, relatar lo que queda, el Salvador, la entrada de rondón en la casa del eminente arquitecto, la divertida presentación en la galería del columpio, (siempre se vuelve a la escena del crimen) las tapitas en la plaza y el cóctel (con y sin) a la vera de la Giralda.

Hay noches espléndidas, interesantes, divertidas, mágicas y únicas,  tal ayer.




jueves, 22 de junio de 2017

A LA UNA, A LAS DOS Y A LAS...

oil on canvas
63.7 x 53.3 cm.
¡Aun estáis a tiempo! 
Por dos o tres millones de libras podéis adquirir esta maravillosa obra de Murillo en Sotheby´s el próximo 5 de julio. Es espléndida, merece la pena hacer el esfuerzo.
Perteneció a la colección del Duque de Villahermosa, cuyos herederos lo vendieron ya en el siglo XVIII a un coleccionista inglés y este a un clérigo a traves de Christie´s y así hasta los herederos actuales.
Si os la quitan, no os preocupéis porque al día siguiente podéis  recurrir a esta otra, que sale en Durán, pero que no tiene la misma calidad y es obra con participación de taller, claro que el precio está tirado, 35.000 euretes...
¡Suerte!

lunes, 19 de junio de 2017

Tres aberraciones, tres.

Los tres grandes males que nos asolan y contra los que tenemos que luchar con denuedo:

La aceptación social del aborto
El animalismo-ecologismo
La ideología de género

Los tres están íntimamente unidos y crean una sinergia perversa.

Son tres aberraciones que nos están introduciendo a machamartillo contra las que hay que oponerse férreamente.

Los comentarios "ecologistas" ante la muerte de Ivan Fandiño indican el camino por el que nos despeñamos.

domingo, 18 de junio de 2017

Tantum ergo

A pesar de los treinta y tantos grados que ya hacía a las 9 de la mañana me enfundé el chaqué, con su chaleco y todo. Cuando ya salía, ay, la corbata, abróchese usted el último botón de la camisa y ahóguese con el lazo de seda.
Los dos niños con sus trajes, uno de terciopelo y galones dorados, muy fresquito también, el otro una sotana granate con dos mil botones y una capelina sobre ella, además de unas medias rojas, que anoche, me acordé, tuve que comprar en el Corte Ingles a las diez menos cinco de la noche...
Manolito echaba chispas, además de que no se quería levantar, se negaba a llevar esos ropones extraños, y mientras caminábamos por la calle era un continuo protestar; cualquiera que lo viera, un angelito rubio, vestido de esa guisa y relatando como un carretero.
Cuando llegamos me puse delante de un ventilador sudando a chorros.
Íbamos a acompañar al Santísimo, y a nadie se le ocurriría cambiar ni un ápice del rito secular por mor de las temperaturas para ponerse "más fresquito" es decir para adaptarse a la "coyuntura actual" a los "signos de los tiempos". No, no, ahí todo el mundo como toda la vida de Dios, unos con chaqués de lana, el sacerdote con pesadas capas pluviales de oro bordado,  otros con dalmáticas de damasco, aquellos con cuellos de encaje.

En fin que salió la procesión gloriosamente, con toda la calor, como siempre, espléndida, sin contemporizar, a pesar de los elementos.

Y encima regresamos todos vivos.


martes, 13 de junio de 2017

Línea directa ahora...

Entre los Antonios de mi agenda de wassap veo su foto y me sobresalto.
No voy a borrarlo, aunque ya ese teléfono no tiene receptor. Aparece junto a su mujer que mira a la cámara mientras él la mira a ella, al fondo un río y una ciudad preciosa sobre una colina.
Supongo que ya estaba enfermo entonces, aunque no lo parezca. Tiene el mismo aspecto que en la facultad, alto y delgado, cuando era el primero en todo y sacaba matrícula tras matrícula.
Ha sido el primero en morir.
Era una cabeza privilegiada y sacó las oposiciones a judicatura de un tirón. Era un optimista nato. Desde el hospital- me cuentan- daba órdenes para cuando volviese a casa, cuando ya todos sabían que nunca lo haría.
Ha muerto en paz, con su fe intacta.
Es inexplicable que perdure en mi agenda su teléfono y su foto y él no esté. Es absurdo que haya muerto ahora y que el jueves pasado fuésemos a su funeral y hoy, 13 de junio, se celebre su onomástica y no podamos enviarle un wassap.
Yo sé que él ya lo entiende todo y sé que su mujer y sus dos hijos están más protegidos ahora que él los mira desde el cielo, pero es dura la ausencia hasta el reencuentro.
Antonio, amigo, intercede por nosotros hasta que volvamos a vernos.
Un abrazo.


miércoles, 7 de junio de 2017

Ignacio Echeverría, Grande de España

Y hay un tipo, un machote, un valiente, español, con nombre de santo vasco, que en lugar de huir, que es lo que te pide el cuerpo, y al día siguiente colocar una velita con mensaje melifluo, se baja de su bici y se lía a mamporros con un terrorista que asesinaba a una mujer.
Me reconcilia con la humanidad. Ya quisiera ser yo como él, y tener las agallas de dar mi vida por defender a otros. Si hubiera así muchos otro gallo nos cantaría...
No sé todavía si está vivo o muerto, la negligencia de Scotland Yard es verdaderamente lamentable, la imagen del Imperio Británico se nos está desmoronando por momentos.
Rezo porque viva y se le pueda otorgar el título de nobleza que merece Conde del Puente de la Torre y Grande de España.

(En su escudo de armas: sobre campo de gules, monopatín de plata)

domingo, 28 de mayo de 2017

Sub tuum praesidium (Ahora más que nunca)

Theotokos (la Virgen como "madre de Dios", entronizada y ella misma trono de Cristo) con ángeles y los santos Jorge y Teodoro. Icono bizantino a la encáustica (ca. 600, procedente del Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí).

Texto de la liturgia copta de Navidad del siglo tercero. Está escrito en griego en fechas cercanas a 250 D.C. Se usa en la liturgia copta de este día.


Sub tuum praesidium
confugimus,
Sancta Dei Genetrix.
Nostras deprecationes ne despicias
En necessitatibus nostris,
sed a periculis cunctis
libera nos semper,
Virgo gloriosa et benedicta[]


Bajo tu amparo nos acogemos,
Santa Madre de Dios;
no desechéis nuestras súplicas
ante las necesidades que te presentamos
antes bien, líbranos siempre de todo peligro,
¡oh Virgen gloriosa y bendita!, Amén.


Ὑπὸ τὴν σὴν εὐσπλαγχνίαν,,
καταφεύγομεν, Θεοτόκε.
Τὰς ἡμῶν ἱκεσίας,,
μὴ παρίδῃς ἐν περιστάσει,,
ἀλλ᾽ ἐκ κινδύνων λύτρωσαι ἡμᾶς,,
μόνη Ἁγνή, μόνη εὐλογημένη.
[

martes, 16 de mayo de 2017

La importancia de llamarse Ignacio


Fui invitado ayer a la entrega de los premios Puerta del Príncipe de las pasadas corridas de feria.
Todos muy elegantes alternábamos en los maravillosos jardines del Alcázar iluminados en la noche, entre copa y copa, bandejas de jamón, toreros, buganvillas, altas palmeras y apellidos de Sevilla de toda la vida.

Me saluda un tipo desde lejos al que no reconozco y sigo a lo mío. Poco después me hace señas de nuevo y me llama por mi nombre.
Qué apuro, resulta que sí, que debo conocerlo y me dirijo a él resuelto y le doy la mano efusivamente- hombre que tal, que alegría...
Ni idea, pero ni idea. Por la edad, saber y gobierno, puedo conocerlo perfectamente, pero no doy con la tecla. Me devano los sesos intentando averiguar algún hecho que me ponga sobre la pista y se haga la luz, pero nada. Menos mal que en ese momento se acerca un amigo de él que espero ayude a resolver un poco la situación. Me presenta- Ignacio- dice, y estrecho su mano. Sin duda me conoce, de nuevo me ha presentado con mi nombre. Hablamos, me entero de que se llama Pedro, ay, Dios mío, ni idea, que si de Granada, que si sus hijos, yo cada vez más despistado. Estoy a punto de rendirme y preguntarle de qué le conozco, pero a medida que pasa el tiempo  me da más apuro. Mi vida pasa por mi cabeza como un torbellino, de derecho, de historia, de la ópera, de museos, un alumno, del trabajo, de Dublín, de Inglaterra... No, es no... ¿será un torero? ¿un abogado? No sé ni qué preguntar por no meter la pata.
Hablamos de toros, me presenta a su mujer, nada, hasta de los jesuitas conversamos y de los Ejercicios Espirituales de San Ignacioporque resulta que el recién llegado también se llama como el de Loyola.

En ese momento me empieza a entrar la risa y me despido alegando que me esperan.

Resulta que no soy el centro del mundo, ni el único Ignacio del universo. Resulta que el tal Pedro se habrá estado volviendo loco, igual que yo, para ver de qué me conocía. El Ignacio al que se dirigió en un principio debía estar detrás de mi, no era yo,  y era éste el que me acababa de presentar, y al decir su nombre me lo estaba presentado a mí, y no al contrario...

Cogí mi bicicleta y llegué a mi casa con la sonrisa puesta.

Resulta qué no somos únicos, ni mucho menos...