martes, 17 de julio de 2018

Diálogo de carmelitas

Hoy que se celebra la festividad de estas beatas mártires guillotinadas en la Revolución Francesa. traigo aquí el final, sobrecogedor, de la ópera de Poulenc, Diálogo de carmelitas
Es realmente emocionante. Una de las mejores óperas contemporáneas.
Aquí en Sevilla la representaron en el Maestranza hace 15 años y fue un verdadero hallazgo para mi.
Vaya en honor de todos los mártires, de ayer y de hoy.


domingo, 15 de julio de 2018

Como nuestros primeros padres... en el paraíso

La casa está extrañamente silenciosa.

Sin tenerlo previsto nos hemos quedado solos. Ignacio en Pontevedra en el campeonato nacional de piragua. Reyes y Manolo invitados a la playa a casa de unos amigos. Solo quedaban los dos pequeños que se los han llevado sorpresivamente a Pie de Gallo.

Ayer tuvimos una fiesta mexicana.
¿Qué que es una fiesta mexicana? Una manera de hacer el tonto entre un grupo estupendo de amigos y pasárnoslo formidable en una gran terraza; comiendo burritos, fajitas, guacamole y bebiendo tequila con sal y limón; como si fuéramos adolescente en edad prohibida. Ah, y bailando canciones ochenteras de Alaska o Nacha Pop con grandes sombreros y bigotes postizos.

Esta mañana, qué diferencia recoger el desayuno en un pis pas, dos tacitas, dos platos, sin manchar la mesa.
Un sábado ordinario, casi se llena el friegaplatos de una sentada y se derrama el Colacao y las migas de las tostadas se desparraman por la encimera y los tetrabrik de leche medio vacíos y la mantequilla derretida y los gritos entre los niños y los piques y las peleas...

En fin, hoy todo ha sido calma y delicia. Me he subido a la azotea, y como está haciendo un tiempo refinadísimo,  donostiarra diríamos, o compostelano, me he puesto a leer escuchando a Barbara Hendricks con su voz exquisita, arias y canciones.

Ni un ¡papá! que interrumpa la dulce melodía, ni un grito, nada que hacer, el dolce far niente...

Reyes se fue a andar, yo a hacerme tranquilamente unos largos en la piscina, sin llevar, como suelo, a dos niños en mi bicicleta...
Tras eliminar las toxinas de ayer y el alcohol en sangre, nos hemos quedado a almorzar en casa.
Eso de ser dos es el paraíso... sin nada preparado hemos improvisado en un segundo. Unas latitas, un risotto de sobre, el gazpacho fresquito. Al terminar parece que se recoge sólo. De nuevo esa sensación de liviandad de asir dos leves platos con dos dedos y enjuagarlos sin más y no el zafarrancho cotidiano de cientos de vasos, platos, cubiertos  que desbordan por doquier y el escaqueo  de cada cual que quiere irse sin contribuir al bien común ante las quejas de los sufridos servidores que no se conforman.
Me encanta mi familia, pero qué duda cabe que los matrimonios sin hijos  pueden alcanzar cotas de felicidad inaccesibles para el común de los mortales. Cada cual tiene su aquel.

Ahora iremos al cine, sin prisas, sin tener que dejar nada preparado, ni cenas, ni intendencia horaria y de coordinación de infantes... un gustazo.
Sigue haciendo temperaturas escandinavas, qué paraíso, Sevilla, en julio sin vástagos y como si fuera Santander.
Interrumpo la conexión porque en este momento me avisan desde Verducido, que el K4 de Ignacio ha quedado primero o segundo de España en 500 metros. ¡Formidable noticia! esas medallas le permiten acceder a la carrera por un cupo especial para deportistas de élite que le hace más fácil elegir. Aunque tiene, por ahora, sobresaliente de media,  nunca viene mal.
 ¡¡Oro!! ¡¡Al final campeones de España!!! Doy saltos de alegría.

Se ha acabado la leche. Con tantas emociones se nos echa encima la hora del cine y no tenemos más remedio que acercarnos antes al super a comprar 15 o 20 litros que permitan afrontar mañana la llegada de la tropa al menos unos días...Tenemos media hora escasa. Prefiero no entrar que llegar tarde una una película.
Justo al salir nos topamos con Rafa, acto seguido con Vicente y Tina, por el camino con María... a todos debemos pedir disculpas... ¡que no llegamos!

Callas by Callas, con cuatro minutos de retraso (echo de menos los nodos) nos sumimos en la oscuridad fascinante de la gran sala y disfrutamos de este interesante documental. El glamour de los cincuenta en todo su apogeo y la voz...la Voz de verdad, absoluta, de la diva, inalcanzable.

Tenemos el tiempo justo para llegar a la adoración perpetua en la Capillita de la Puerta de Jerez. Hoy nos comprometimos con la Hermandad para estar allí adorando de 23 a 24 h. Hambrientos nos compramos un paquete de patatas al huevo y nos lo quincamos por el camino. Vamos con el tiempo justo, tarde más bien... y nos encontramos a Perico y Natalie. Saludamos -no, no podemos acompañaros, os llamamos después. Me adelanto corriendo y llego a las 23.02.
Esta antigua capilla de la Universidad, de principios del XVI, es una maravilla. Tiene un retablo de Alejo Fernandez y unos azulejos  inigualables. Aun así me sorprende el retardatario carácter goticista de todo, cuando en Italia el renacimiento estaba en total apogeo  y Miguel Ángel o Rafael campaban a sus anchas...

Perico y Natalie acaban de coger mesa alta en un bar de moda cuando les llamamos... nos unimos a ellos.
"El traga" se llama el gastro- bar  moderno neoyorkino supermegaestiloso, en la calle Águilas.
El maitre, no me atrevo a decir camarero, es un argentino, también estiloso y guay que nos interrumpe sin contemplaciones para explicarnos con detalles infinitos cada gollería que nos presenta.
Con su acento porteño es para mondarse: y aqui les cchevo, este lomo alto de vaca rubia gallega madurada... la salsita es al guisqui con un toque ahumado, toménsela con las patatas y los pimientos del padrón pero que no toque la carne, no la nessesita... el taco de atún bermecchón con emulsión de vino de uva garnaccha está de muerrrte... se los recomiendo 
Quieren ustedesss una tarta de queso deconstruida con tres esferas y coulant de avellana y vainilla de coco y mijo al coñac... todo estaccha en la boca...
Debo reconocer que el foei con chuvia de mijo y huevo poche estaba de miedo.

Al final de la noche, para culminar el día, Natalie y Perico, con su generosidad proverbial, no nos dejaron pagar. Fuimos caminando y los despedimos en la puerta de casa cerca ya de las dos de la madrugada...
Pudimos entrar y encender luces y hablar alto, pues los cuartos estaban vacíos...
Qué sensación más extraña.
Y mañana, nos regodeabamo con fruición,  nada, ni nadie nos urge
 ¡y podemos levantarnos cuando nos de la real gana!








martes, 10 de julio de 2018

Móvil sólo hay uno.

Como me quedé dormido les pido a mis hijos más pequeños que me expliquen el final de la película de Agatha Christie. No me queda muy claro y les digo- me parece que no habéis cogido el móvil-
-??
-Para ellos sólo existe un móvil.

viernes, 6 de julio de 2018

El hombre que mató a Liberty Valance


Con el buen tiempo comienza el ciclo de "cine en la azotea".
Una amiga me envía esta foto de mi pantalla gigante desde la terraza del Hospital de San Juan de Dios.
Ayer el hombre que mató a Liberty Valance. Gran película, con helados y palomitas.
Faltó mi hija Reyes que estuvo en las novilladas nocturnas con sus amigas.
Películas del oeste y toros, ¿me quitarán la custodia?

martes, 3 de julio de 2018

El último concierto

El pasado viernes fui al teatro como otros muchos días. A escuchar un concierto. Gershwin y no sé que más, porque no oí nada.
Una amiga me dio sus entradas y providencialmente estuve allí.
Cuando la directora levantó los brazos para iniciar el primer compás se detuvo un momento pues alguien entraba con retraso. Vi que era mi tía que llegaba apresurada. No llegó a sentarse. Se volvió al ver que su marido se desplomaba.
Asustado esperé los tres minutos que tardó la primera pieza "Fanfarria para una mujer poco común" y salí apresurado cuando la gente irrumpió en aplausos. A la vecina de butaca encomendé a mi hijo Santiago que venía conmigo.
No volví a entrar.
Ya había llamado al 061. Yacía inconsciente. El ATS del teatro le atendía pero no respondía.
Los minutos se habían parado. Nos dijeron que fueron ocho o nueve hasta que llegó la ambulancia. A nosotros se nos hicieron eternos.
Localicé a mis primos. Llamaba a mi hermano el cardiólogo. No respondía. Para colmo mi teléfono, que lo tenía en modo avión, se desconfiguró y no reconocía los números. A trancas y barrancas logré contactar para que viniesen por Santiaguito que seguía dentro de la sala de concierto.
Yo pensaba acompañar a mi tía en la ambulancia. No hizo falta.
En el intermedio entré para indicar a mi hijo que esperase en el hall a que viniesen por él.
- Unos amigos de tu hermano se lo han llevado al bar con él- me dijo la vecina de butaca.
Bajé como un rayo atropellando a la gente y allí estaba mi hermano, el cardiogo, cuyo telefono estaba, obviamente apagado, charlando animadamente con mi hijo.
Bastó un gesto para que se percatase de mi preocupación y salió disparado detrás de mi.
Cuando llegó continúo con las maniobras de reanimación. Yo rezaba. Mi tía, que sí que es una una mujer poco común, y cuya serenidad en ese momento no olvidaré nunca,  recupero la esperanza al ver a su sobrino que era el propio medico de cabecera.
No sirvió de nada.
Me ha resultado reconfortante estar allí en ese momento acompañandola.
Era mi tío un gran hombre. Catedrático de microbiología, vicerrector de la Universidad de Sevilla, primer rector de la de Huelva, investigador de prestigio, ameno, culto, de curiosidad inagotable. Ahora ya jubilado perfeccionaba sus habilidades artísticas pintando cuadros, estudiaba filosofía, y tenía mil proyectos ya inacabados.
Infatigable lector, conversador ameno e inteligente, con una cabeza privilegiada que no le ha fallado nunca. Gran amante de la música, no llegó a escuchar su último concierto. De gran calidad humana, generoso y amable hasta lo indecible, ahora escucha la música celeste a que todos aspiramos.


miércoles, 27 de junio de 2018

GRITAR POR LOS MUERTOS. Otra cámara de gas

Casi no nacen niños con síndrome de Down porque los padres prefieren matarlos en el seno materno. En principio no era el espíritu de la ley, pero hay una presión tal que prácticamente incitan a ello desde los "centros de salud" y "te miran mal" si no lo haces. Ha llegado el momento en que se ha pervertido tanto el concepto del bien y el mal que el hecho de permitir nacer a tu hijo se considera insolidario.
Con la eutanasia pasará lo mismo. Esos ancianos "inútiles" cuyo de coste de mantenimiento es "inasumible" serán liquidados en pro de la solidaridad. Serán puestos en la disyuntiva de firmar el papel aceptando su muerte so pena de ser considerados unos egoístas desalmados.
 ¿Quien defenderá a tantos enfermos solitarios, sin familia cercana? ¿Quien se preocupará de que reciban atenciones médicas hasta su muerte natural, aunque sea largo el proceso, esos viejos quizá dementes, sin hijos o  con familiares que están deseando recibir la herencia?
Se va abrir una nueva espita hacia la muerte, con ella se cierra el ciclo: el aborto al nacer y la eutanasia al morir. La total deshumanización, que se completará cuando consideren a los animales como humanos, por lo que muchos necios ya abogan.
No hay palabras para expresar tanto horror. Pero tampoco podemos quedarnos en silencio. ¡Hay que gritar por esos muertos!

Aquí tres noticias de prensa sobre el tema verdaderamente aterradoras. Son simplemente noticias, pero que iluminan sobre esta deriva diabólica:

El doctor Luis Montes que "sedó" a un montón de viejos en Madrid.
Dos casos de la progresista Holanda.

lunes, 18 de junio de 2018

Varios eventos interesantes

Dejé pendientes varios eventos a los que he asistido en los últimos días:

Ahinoa Arteta en Labradores.

Estuvo cercana  y simpática. Lo más alejado de una diva que se pueda imaginar.
Además de hablar de ópera, me resultó estupendo como proclamó a los cuatro vientos la españolidad de una vasca sin complejos. No se puede entender España (dijo España, sí) sin las hazañas de los vascos en su historia- afirmó llena de orgullo y con toda razón. Basta ya de papanatismos y tonterías- concluyó.




Valdivieso en la Academia

Con motivo de la donación de un retrato a la Academia de Medicina por parte de la familia Hernandez-Diaz, en la sede de la casa de los Pinelo (prototipo maravilloso de palacio renacentista de las familias de comerciantes de indias genovesas) disertó Enrique Valdivieso sobre los personajes populares de Murillo en sus cuadros, la mayoría de esto fuera de España. EV es un maestro (a mi me ha dado varias asignaturas y un curso de doctorado sobre bodegones sevillanos del barroco que nunca olvidaré) y tras una hora de charla parecía que acabara de empezar. Como dato curios recalcó que todos esos personajes, mendigos, pilluelos, viejos... eran reconocidísimos en su época y la gente iba a los claustros donde estaban colgados a reconocerse o reconocerlos, y a ello debió también gran parte de su enorme éxito (el más reconocido y mejor pagado) en la sociedad sevillana de la época.

Amalia Bautista en el Cicus

En petit comité, nos más de 15 personas y quizá exagere, escuchamos a AB, que recito varios de sus poemas. Grande.
Destacó este que me encanta. A sus hijas, según contó no les gusta que lo recite estando ellas presentes porque todo el mundo le mira despueés los pies, que ya no son los que eran.

Qué feos son los pies de todo el mundo,
menos los de mis hijas. Qué bonitos
son los pies de mis niñas. Los mofletes
redondos y rosados de los ángeles
envidian sus talones, y sus dedos,
vistos desde la planta, diminutos,
tienen la suavidad de los guisantes.
Los tienen a estrenar. Y me conmueve
pensar en cada paso que aún no han dado.



Lutgardo en el Valle.

La hermandad del Valle organiza un "Aula de Poesia" varias veces al año. Se dan cita jóvenes y reconocidos poetas. Participaron Paco Robles, Ignacio Montaño, José María Rubio,.. Uno leyó un texto también y cómo no, cerró Lutgardo, con un poema inédito sobre los Seises verdaderamente delicioso. Se lo pediré y si puedo lo traigo aquí.


Antonio Rivero Taravillo en La Revuelta

Por último, el jueves pasado, presentaba su libro en la galería La Revuelta. Biografía novelada o novela biografiada de José Antonio Primo de Rivera. Que alguien hoy se atreva a escribir sobre JA me parece una operación de alto riesgo. En fin, siempre habrá héroes y mártires.
Compré el libro y lo leeré con interés ya que la ponencia incitaba a ello y ya contaré.