jueves, 14 de abril de 2016

HERÁCLITO Y LA FERIA

En la Feria se hace patente la doctrina heraclítia del cambio. El río, siendo el mismo, ha cambiado y también nosotros que tampoco somos los mismos. 
Estos días con mis amigos “puretones” lo veo clarísimo. Exactamente en el mismo escenario, nunca mejor dicho esto de “escenario”,  que no cambia nunca, se han tornado los papeles. Ahora son ya nuestros hijos los que están descubriendo la Feria (y la vida). Y yo me veo en ellos… esas pandillas con sus chaquetitas azules, esas niñas de gitana, con toda la edad en la boca… La Feria para nosotros comienza a tener ya un mucho de nostalgia.


Ahora comprendo yo a mis padres, porque estoy igual que ellos… interesados con quien íbamos, donde estábamos… deseando que nos pasásemos por la caseta con toda la pandilla para vernos y disfrutando, como yo ahora, de verlos a ellos disfrutar de la Feria (y la vida).

Mi hija, ayer, con un traje de su abuela.

1 comentario:

  1. Es así, tan normal que parece la vida de otros.

    Un abrazo

    ResponderEliminar