lunes, 8 de septiembre de 2014

La maja de Goya

El sábado leía el periódico en un velador, con une cerveza fresquita, mientras los niños jugaban alrededor, pero la joven que había en la mesa de al lado, sola también, no me dejaba concentrarme en los sesudos artículos de opinión. Estuvo más de un cuarto de hora hablando por el móvil. Por lo visto, oído, se dedicaba a cantar en espectáculos nocturnos. Llevaba unas gafas de sol que la delataban.
Entre muchos “tío” “tía” y alguna que otra palabrota, y un deje así como arrastrado, iba soltando perlas:

Yo es que lo mismo te canto por Madonna, que por Shakira… que si quieres voz de negra, te saco a Whitney Houston, porque tengo una voz muy versátil, sabes.. La verdad, tía, es que tengo alma de vedette.
…Y allí estaba yo, tumbada al estilo maja desnuda, sobre el escenario, estiraba la pierna en ángulo recto y todo ello cantando y sin mover el diafragma, tía, no sabes lo difícil que es eso.. les di una bofetada sin mano a los gogós


En fin, profesiones hay muchas, pero tan originales y acrobáticas… vedettes, gogós…

Tras tan larga escucha debo confesar que soy un tipo bastante aburrido y convencional...

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. La verdad es que sí. No veo yo echando las patas por alto de esa manera...

      Eliminar
    2. Bueno, el mundo de la noche puede ser muy divertido, además de cansado.

      Eliminar